viernes, 11 de junio de 2010

Análisis Grupo B

Por Diego Plaza

La selección de Diego Armando Maradona es la gran favorita del grupo donde las otras tres selecciones, Nigeria, Grecia y Corea del Sur, están relativamente igualadas. Nigeria partía con ligera ventaja pero la lesión de Obi Mikel resta opciones al combinado africano, aún así, a priori, pasará a octavos como segundo.

Argentina, que no ha disputado encuentros amistosos previos a la cita mundialista, debe aprovechar la primera fase para definir su estilo de juego. Maradona tiene que apostar por un defensa formada por cuatro centrales puros, con Otamendi en la derecha, o armar una zaga más ofensiva con Jonás Gutiérrez como lateral diestro ofensivo. En la contención, el veterano Verón y Mascherano parecen innegociables en el esquema del Pelusa. Arriba comienza la magia, todo tipo de recursos y alternativas a cada cuál más seductora. Messi y Di María escorados a banda con salida hacia el centro, Tevez llegando desde atrás o acompañando a Higuaín, Milito como referencia con Messi de segunda punta acompañando al delantero. Agüero arrancando desde la mediapunta y encarando. En definitiva, mucha dinamita que requiere ser bien canalizada, trabajo que puede llevar a cabo el joven Javier Pastore.

Nigeria se ha quedado huérfana de calidad pero está sobrada de músculo y oficio. Enyeama ha demostrado en el Hapoel israelí que está a la altura de alguna liga competitiva y así convertirse en el ‘Kameni nigeriano’. En defensa, Taiwo es un lateral zurdo disciplinado y efectivo que comienza a oír la llamada de los mejores conjuntos de europa. El gigante Etuhu ha cuajado una buena campaña en el Fulham y tendrá un hueco en el mediocampo como destructor. Lagerbäck tendrá que elegir que dos puntas alzan el vuelo de las ‘águilas verdes’. Odemwingie, Yakubu, Martins, Kanu, Utaka, Obinna o Kalu Uche son los elegidos y algunos como Martins, Obinna o Uche retrasarán su posición para entrar en el once. Obasi es el futuro y puede dar la sorpresa.

Tras 16 años sin participar en un Mundial, Grecia quiere revivir el sueño de su Eurocopa. El clásico Otto Rehhagel está ejerciendo un trabajo profundo en el fútbol griego que comienza a dar sus frutos. Con una idea estéticamente horroso pero efectiva de fútbol, el rigor defensivo y los mediocentros destructores son una máxima prácticamente militar. La clase la aporta Sotiris Ninis, perla griega del Panathinaikos, que tiene un escaparate inmejorable en Sudáfrica. Arriba prima el prototipo de delantero clásico, un nueve rocoso y peleón que va bien de cabeza. El ejemplo es Charisteas, sin embargo, quien marca la diferencia es Theofanis Gekas, menos alto pero mucho más habilidoso.

Por último, Corea del Sur se basa en el trabajo colectivo comandado por Park Ji-Sung. Otra característica es la polivalencia de casi todos sus jugadores, que pueden desempeñar una u otra función en el campo dependiendo de las circunstancias del encuentro. La defensa no es muy firme y carece de centímetros, empezando por el indiscutible arquero Lee Won-Jae. Lee Chung-Young, del Bolton, es un extremo de largo recorrido que se maneja bien con ambas piernas en la conducción del balón y puede ser un ayudante adecuado para el ‘diablo rojo’, Park Ji-Sung. Una de las revelaciones puede ser Park Chu-Yong, delantero escurridizo del Mónaco que será titular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario