sábado, 12 de junio de 2010

Análisis Grupo C

INGLATERRA: El retorno a la élite puede ser histórico

Tras no participar en la pasada Eurocopa, los ingleses decidieron apostar a caballo ganador y contrataron a Fabio Capello como seleccionador. Desde su llegada, el italiano ha intentado impregnar a sus jugadores del espíritu ganador que siempre le ha caracterizado en Milán, Roma o Madrid, y así ha sido.

Los cambios de Capello no han tardado en dar su fruto. Inglaterra llega a Sudáfrica tras dominar con facilidad su grupo de clasificación, en el que consiguieron 9 victorias y una única derrota (en Ucrania y cuando el billete mundialista ya estaba impreso). Además, han conseguido la mejor marca goleadora de toda Europa, por delante de España y Holanda, que lo ganaron todo.

Los ingleses sumarán su 12ª participación en los mundiales y, desde que conquistasen aquel famoso mundial de 1966, no llegan a semifinales desde Italia ’90 cuando cayeron con la República Federal Alemana.

A pesar de los diferentes escándalos amorosos de Cole y Terry (al que le costó el brazalete de capitán), Inglaterra no debería tener problemas para ser campeona de grupo y llega fuerte al continente africano. Son una de las principales favoritas para llegar al menos a semifinales.

SISTEMA DE JUEGO

Los equipos de Capello siempre se han distinguido por seguir unas directrices: orden y sacrificio, algo que le ha llevado una y otra vez a la victoria. Según hemos podido ver durante la fase previa y los amistosos pre-mundial, los pross jugarán un 4-4-2 o un 4-5-1 con Rooney sólo en ataque. Sin un titular claro en la portería, Hart parece haberle tomado la delantera a James por miedo a alguna ‘pifia’ del guardameta del Portsmouth, pero conociendo a Capello puede que ‘Calamity’ James haga valer su veteranía en los momentos importantes.

La defensa se encuentra en estado de sock tras la lesión de Rio Ferdinand que, tras heredar el brazalete de capitán, deberá cedérselo a Steven Gerrard. Su puesto será ocupado con casi total seguridad por Ledley King, aunque Carraguer luchará por acompañar a John Terry en el centro de la zaga. Los laterales serán para Glen Johnson, tras su buena temporada en un gris Liverpool, y para el indiscutible Ashley Cole; son dos jugadores de largo recorrido y a los que les gusta llegar con asiduidad a posiciones de ataque, eso sí, estarán muy controlados por su entrenador.

En el centro del campo nos encontramos al engranaje de esta selección. Lampard y Barry serán los encargados de organizar el juego inglés; el del Manchester City se ocupará de las tareas defensivas, pero es un jugador que llega fácilmente a tres cuartos de campo y goza de una gran pegada al igual que Lampard, que templará el juego y se encargará de hacer llegar balones al delantero con la inestimable ayuda de Steven Gerrard. El nuevo capitán de Inglaterra ha estado jugando algo escorado a la izquierda durante la fase de clasificación, aunque en el último ensayo actuó por delante de la defensa. La banda derecha será para Wright-Phillips o Lennon, pero el extremo del City parte con algo de ventaja.

En lo que a la delantera se refiere, Capello ha probado con dos delanteros y con uno pero apostaremos por la primera opción con Defoe acompañando a la gran esperanza inglesa, Wayne Rooney. El ‘diablo rojo’ ha realizado una campaña sencillamente espectacular tras la huída de Cristiano al Madrid el pasado verano. Wayne puede convertirse en un héroe o en un villano sino controla su agresividad. Quién sabe si hará realidad el anuncio que ha protagonizado para la marca deportiva que le viste.

ESTADOS UNIDOS; Una de las tapadas.

Mucho han cambiado las cosas para la selección norteamericana desde que organizaran ‘su mundial’ allá por 1994. Su nivel de juego va creciendo con el paso de los partidos y se postulan como una de las tapadas de esta copa del mundo. Bob Bradley ha sabido conformar un grupo muy competitivo y que aúna extraordinariamente juventud y veteranía. Ya avisaron de su progresión al plantarse en cuartos de final del mundial de Japón y Corea; algo que confirmaron en la pasada Copa Confederaciones alcanzando el segundo puesto y después de haber eliminado a una España de récord en semifinales.


Será el 6º mundial consecutivo de un equipo que llega a Sudáfrica tras dominar durante los últimos años junto con México la Concacaf. En la última fase de clasificación, el “Torneo Hexagonal”, los de Bradley aventajaron en un punto a los mejicanos ganando 6 de sus 10 partidos y con una victoria para cada uno en sus enfrentamientos directos. En definitiva, los de las barras y estrellas no deberían pasar demasiados apuros para colarse en octavos, donde podrían medirse a Alemania, selección que les eliminó del mundial de 2002.

SISTEMA DE JUEGO

Bob Bradley es un entrenador que sabe adaptarse al equipo contra el que juega en cada momento. Su sistema básico es el 4-5-1, como hemos podido ver en los partidos pre-mundial. La portería estará monopolizada por Tim Howard; el arquero del Everton es siempre una garantía y está quizá ante su última gran cita mundialista.

Uno de los aspectos característicos de Bradley es que le gusta jugar con un sistema defensivo cerrado para lanzar salidas rápidas en busca de los extremos. La defensa ideal sería la formada por Cherundolo y Onyewu como centrales, éste último viene de una lesión de 7 meses pero su entrenador ya ha declarado que es parte clave del equipo, y en los laterales Bornstein y Bocanegra, capitán de los americanos y luchador incansable al que no es fácil superar en el uno contra uno.

Los cinco hombres de la medular juegan casi de memoria y se caracterizan por su enorme calidad. Bradley es el pulmón del equipo. Frío y con muchísima calidad, organiza junto a Dempsey y Ricardo Clark el juego de su selección; un estilo de fútbol que busca constantemente a los hombres que ocupan las bandas, seguramente ocupadas por DaMarcus Beasley y Landon Donovan. El ‘10 yankee’, que ha estado cedido en el Everton hasta este pasado mes de marzo, mantiene una endiablada velocidad y una calidad que le consagran como el mejor jugador del equipo, y deberá marcar las diferencias en el mundial.

En cuanto al ataque, a Bradley le gusta jugar con una sola referencia arriba y el encargado de cumplir esa función será Jozy Altidore, que cogió la titularidad en el tercer partido de la fase final clasificatoria y ha terminado como uno de los máximos goleadores del grupo. Se dudaba mucho de su participación en el primer partido ante Inglaterra, pero parece que el tobillo lesionado ha evolucionado a la perfección.

ARGELIA: La nueva referencia africana, sin nada que perder.

Argelia vuelve a un campeonato mundial después de 24 años tras lograr su clasificación de forma dramática en una eliminatoria a vida o muerte con Egipto, y que dio mucho de qué hablar, por desgracia, en lo extradeportivo. En el partido de desempate celebrado en Sudán, un gol de Anthar Yahia desató la locura y le convirtió en héroe nacional al dejar fuera del mundial a su máxima rival, que meses después conquistaría la Copa de África.


El seleccionador Rabat Saâdane es toda una institución en el fútbol argelino. Cumple su quinta etapa como seleccionador y fue el encargado de entrenar a los ‘Zorros del Desierto’ en su última participación mundialista, México ’86. En la cita anterior en España, los argelinos debutaron en un mundial y estuvieron muy cerca de acceder a la 2ª ronda.

Argelia no parte en principio como aspirante a pasar de ronda pero llega a Sudáfrica sin nada que perder y con un grupo con jugadores muy experimentados, además de algunos jóvenes que son el futuro del fútbol africano. El más veterano es Yazid Mansouri de 32 años; el centrocampista debutó en 2001 con la selección y suma ya más de 50 internacionalidades. Juega en el Lorient y ha desarrollado toda su carrera en la liga francesa aunque lo intentó sin éxito en la premier league.

Si Mansouri es el jugador más veterano, Karim Ziani es la gran estrella del equipo. Por el volante del Wolfsburgo alemán pasa casi todo el juego argelino y será clave si quieren tener alguna posibilidad de llegar a octavos.

SISTEMA DE JUEGO:

Argelia suele jugar con cuatro defensas y cinco centrocampistas, donde un mediapunta engancha con el delantero centro. La idea de Rabat Saâdane es la de un equipo muy compacto con las líneas muy juntas y muchos jugadores en el centro del campo, para salir rápidamente al contragolpe. El portero será con casi total seguridad Lounes Gaouaoui, uno de los 3 jugadores que aún juegan en Argelia.

Los laterales serán para Bougherra y Belhadj, de lo mejorcito de la defensa. Ambos juegan en el Reino unido (Glasgow Rangers y Portsmouth). En el centro de la zaga estarán el jugador del Nacional de Madeira Rafik Halliche y Anthar Yahia, autor del gol que les permite estar en Sudáfrica.

Dependiendo de la ocasión, Saâdane jugara con 4 o 5 centrocampistas pero la base sería la formada por Hassan Yebda, compañero de Belhadj en el Portsmouth, Yazid Mansouri y el racinguista Medhi Lacen como pulmones, y Karim Matmour (Borussia Mönchengladbach) y Karim Ziani, por los costados.

En la punta de ataque nos encontraremos al que puede convertirse en el jugador revelación de los argelinos, Abdelkader Ghezzal. Tiene 25 años y nació en Francia, aunque eligió Argelia gracias a la intervención de Saâdane. El delantero del Siena italiano debutó en 2008 y ha tenido una gran aportación a la selección norteafricana desde entonces.

ESLOVENIA: Mínimo a por el tercer puesto con la moral por las nubes.

Eslovenia fue una de las grandes sorpresas de la repesca en la zona europea al eliminar a Rusia, semifinalista de la pasada Eurocopa. Un gol de Zlatko Dedic en el partido de vuelta clasificó a su equipo tras perder en el de ida en tierras rusas por 2 a 1. Será la segunda participación en un mundial para una selección formada en 1992 y que debutó sin suerte en Japón y Corea. Los eslovenos solo necesitan un punto para mejorar lo conseguido en 2002.


El seleccionador es Matjaz Kek desde hace 3 temporadas y ha demostrado que su equipo puede dar mucho de qué hablar. Los eslovenos aúnan mucha calidad con trabajo en equipo y, a un partido, pueden plantarle cara a cualquier selección. Sobre el papel, Eslovenia está un punto por encima de Argelia y luchará con Estados Unidos por un puesto en octavos de final.

El capitán esloveno es Robert Koren, que debutó en 2003 y es el líder de esta joven selección. Este centrocampista juega en el West Bromwich Albion, con el que el año que viene estará de nuevo en la Premier League.

Los jugadores a seguir en Eslovenia serán el portero Samir Handanovic y el delantero Milivoje Novakovic. El cancerbero del Udinese italiano garantiza seguridad bajo los palos, mientras que en el delantero están puestas las esperanzas de pasar de ronda para los eslovenos. Juega en el Colonia alemán, donde ya es el capitán.

SISTEMA DE JUEGO:

Kek goza de un equipo joven, de calidad y con mucha moral tras eliminar a Rusia, pero al que le falta disciplina y orden en lo que a táctica se refiere. El técnico suele jugar con un 4-5-1 con Novakovic sólo en ataque y el ágil Handanovic intentando atajar las embestidas de los delanteros desde su portería.

La defensa más utilizada por Matjaz Kek durante la fase de clasificación y los diversos amistosos pre-mundial ha sido la compuesta por Marko Suler, jugador del Gent belga, y Bostjan Cesar, del Grenoble francés, como centrales. El lateral izquierdo será un joven y prometedor jugador del Chievo de Verona, Bojan Jokic, y el derecho quedará para Miso Brecko, compañero de Novakovic en el Colonia.

El centro del campo estará muy poblado pero con calidad de sobra para sorprender a sus rivales. El pivote más defensivo será Aleksandar Radosavljevic, jugador del Larissa griego, que estará acompañado por el capitán Robert Koren y Andraz Kirm, volante del Wisla de Cracovia búlgaro. Los extremos serán para Valter Birsa y Zlatko Dedic; el primero juega más adelantado en el Auxerre francés pero garantizará rapidez y profundidad, al igual que Dedic, el héroe de la clasificación y cuya zurda disfrutan en la bundesliga (Bochum).

Como antes comentaba, Novakovic será el encargado de hacer los goles eslovenos. Este veterano y espigado delantero de 1.90 metros de altura tiene un gran disparo y a pesar de su estatura, se mueve con mucha inteligencia. En Alemania ha marcado casi 50 goles en sus primeros 100 partidos y en la fase de clasificación consiguió firmar 5, dos de ellos muy importantes ante Eslovaquia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario