domingo, 27 de junio de 2010

Aunque duela...Arrivederci Italia

Todo lo bonito se acaba. Es inevitabile, pero las cosas mejores son las que no te esperas, cuando en medio de todas las dificultades sale algo precioso que te hace sonreir.

Esto fue el mundial de 2006 para Italia, una victoria inesperada e increible. Tal vez había que celebrarla más y mejor porque a saber cuando se podrá repetir algo tan mágico. Este momento también fue el del último susulto contra Eslovaquia, cuando un gol de Di Natale y luego otro más de Quagliarella volvieron a ilusionar los italianos con la historia de siempre: los azzurri nunca mueren y cuando se trata de ellos todo es posible.


No hace falta hablar de la derrota y tampoco de la eliminación, esas se comentan solas. Italia llegó a este mundial con una alineación insolita, vieja y con cero calidad. Lo único que nos hacía confiar es que siempre de Italia se trataba. El ciclo se había cerrado con la victoria de Alemania y además lo demostraron la derrota en la Eurocopa de Austria y Suiza y la desastrosa campaña en la Copa Confederaciones. Nadie quiso ver y Lippi siguió apostando por un grupo que no garantizaba ningun futuro y solo era el tímido reflejo de lo que había sido campeón.

No sirvieron la super temporada de Cassano, la recuperación de Totti, los goles de Miccoli y la juventud de Balotelli y a poco hubiera servido llevarlos ya que Pazzini, que si estuvo, no jugó ni un minuto. Lippi, Cannavaro y Gattuso se irán en los peores de los modos pero siempre como campeones ya que a quien ha ganado algo importante se le perdona también el fracaso. Aunque parte de los aficionados los ha recibidos con abucheos.

Este capitulo ya esta cerrado y ahora hay que ir más allá. El problema es que a partir del 1 de julio empezará la aventura de Cesare Prandelli pero esto no quita la preocupante escaseza de talentos en el calcio. Y me duele recordarlo pero aunque la última Champions League se la llevó el Inter, lo hizo sin el aporte de italianos, algo que debería hacer reflexionar sobre la terrible crisis que está hundiendo el fútbol italiano. Lo recordó también Gigi Buffon tras la eliminación: ahora mismo la liga italiana ha bajado mucho su nivel y la sensación, tal vez demasiado negativa, es que pasará mucho tiempo antes de volver a ser protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario