jueves, 24 de junio de 2010

Vive la France!

Como era previsible Francia vuelve a casa después de la fase de grupos. El equipo de Domenech, tras la final de Alemania 2006 contra Italia, en estos últimos cuatro años sufrió una impresionante inflexión de los jugadores que hasta ese momento habían sido fundamentales en el decenio glorioso de los bleu.


Pero sobretodo por fin se va a casa él, el antipatico Raymond Domenech, con sus manías, con sus ideas raras sobre el fútbol y la astrología. Después de Trezeguet, otro jugador francés de talento como Gourcuff pagó los roces con el técnico francés. Y parece absurdo pero luego el destino siempre dió la razón al entrenador. Trazeguet jugó aquella final fallando un penalti que luego fue decisivo y contra Sudáfrica el ex milanista fue expulsado en el partido más importante.

Entre todos los jacobinos que participaron a la revolución pagó el capitán Evra, derrotado en el banquillo el día del partido decisivo. Y menos mal que ya no está la guillotina porque después de la pelea con el preparador físico Valentin, el lateral del Manchester United estuvo a punto de convertirse en el nuevo Robespierre.

En un clima surrealista de todos contra todos, la segunda Revolución francesa intentará llegar rapidamente a la Restauración, ya que ahora mismo sin duda, está pasando por el Terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario